Riesgos de alargar las jornadas laborales

El alargamiento de la jornada de trabajo por encima de las 8 horas diarias, es común en trabajadores que tienen una fecha límite de entrega de un proyecto o retraso en sus labores cotidianas. No obstante, el incremento de horas laborales puede contribuir al aumento de accidentes de trabajo y/o producir afecciones perjudiciales para la salud.

Algunos estudios e investigaciones científicas diagnostican que las largas jornadas de trabajo pueden ocasionar enfermedades psicológicas y problemas de salud graves.  A continuación se enumeran algunos riesgos asociados a las largas jornadas de trabajo:

  • Depresión: el estrés y la ausencia de descanso pueden desarrollar cuadros depresivos en los trabajadores.
  • Estrés y ansiedad: las presiones laborales durante tiempos prolongados pueden ocasionar cuadros estrés que pueden derivar en ansiedad.
  • Insomnio: es uno de los problemas más frecuentes entre las personas que sufren largas jornadas de trabajo. Esta deficiencia del descanso repercute, en otros aspectos como la productividad o la salud.
  • Problemas cardiovasculares: Algunos estudios muestran que trabajar más de 50 horas a la semana puede causar elevación de la presión arterial y enfermedades cardiovasculares, a causa del aumento de la fatiga y la reducción de las horas de sueño.
  • Problemas musculares. La realización de trabajos mecánicos o mantener una postura estática ayudan a generar problemas musculares. Si se alarga las jornadas laborales o no se realizan breves descansos durante la misma, se pueden derivar problemas musculares y circulatorios.
  • Aumenta el riesgo de obesidad: las largas jornadas de trabajo pueden afectar el tiempo que nos dedicamos a comer, por lo tanto, se ve afectado nuestro metabolismo.
  • Problemas cerebrales: un informe realizado por American Journal of Epidemiology afirman que aquellas personas con jornadas de trabajo más prolongadas muestran peores destrezas mentales, un deterioro de la memoria a corto plazo y un mayor riesgo de sufrir futuras enfermedades mentales.
  • Disminución de la productividad: la privación del sueño y el estrés ocasiona déficits en el procesamiento cognitivo, la concentración y la memoria, por lo tanto la productividad se ve reducida.

Fuente: HIPERTEXTUAL

Abrir chat