Mitos y verdades. Punteras de seguridad

Todos los calzados de seguridad o botas de trabajo deben tener una puntera de seguridad para evitar lesiones en los pies por caída de materiales o piezas pesadas impidiendo el aplastamiento y/o atrapamiento.
Según la Norma Española EN 12568, los calzados de seguridad son aquellos que incorporan elementos para proteger al usuario de las lesiones que puedan ocasionar los accidentes. Los calzados de seguridad que deben estar equipados con punteras o topes de seguridad, diseñados para ofrecer protección frente al impacto, cuando se ensayen con un nivel de energía de, al menos 200 Joules y frente a la compresión, cuando se ensayen con una carga de compresión de, al menos 15.000 N.
Se debe destacar que los calzados que no posean puntera o tope no se consideran de seguridad, es por ello, que es importante conocer los riesgos asociados a las labores diarias y escoger los calzados más adecuados a los requerimientos del área para garantizar la salud física e integral de los trabajadores.
Existen diferentes tipos de punteras de seguridad. Las más comunes son las de acero y composite, no obstante, en relación con su desempeño ante diferentes riesgos existen dudas y mitos. Te invitamos a visitar nuestro canal de YouTube y observar las pruebas de laboratorio de aislamiento eléctrico, compresión e impacto realizadas a las punteras de acero y composite, con el objetivo de esclarecer estas interrogantes. Todos los modelos de Calzados Sicura poseen punteras o topes de seguridad resistentes al impacto de 200 Joules y a la compresión de 15.000 N, cumpliendo las normas internacionales. Nuestros calzados pueden ser fabricados con punteras de acero, aluminio y compuesto.
Abrir chat