Calzados de seguridad Dieléctricos

Dentro de la prevención de riesgos laborales, el riesgo eléctrico es uno de los más complejos. La Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) indica que trabajar con electricidad agrupa numerosos riesgos y peligros.

El manejo de líneas eléctricas cables y circuitos pueden ocasionar accidentes asociados a descargas eléctricas, electrocución, incendios y explosiones. Ingenieros, electricistas y otros profesionales que trabajan con electricidad directamente, se encuentran expuestos a diversos riesgos eléctricos que pueden causar quemaduras, choques eléctricos y electrocución (muerte).

La previsión es la mejor manera de minimizar los peligros eléctricos presentes en su entorno de trabajo. La capacitación de los trabajadores es esencial para reducir o eliminar el riesgo de lesiones asociadas con el trabajo eléctrico.

RECOMENDACIONES DE LA OSHA PARA REDUCIR ACCIDENTES ELÉCTRICOS

La OSHA ofrece procedimientos o recomendaciones que ayudan de forma efectiva a reducir accidentes relacionados con la electricidad:

  • Usar el equipo de protección personal (EPP).
  • Usar la conexión a tierra adecuada.
  • Usar el tamaño correcto para el circuito de fusibles.
  • Tener cuidado con las partes eléctricas vivas.
  • Usar las extensiones flexibles apropiadas.
  • Inspeccionar las herramientas, cablearías y sistemas eléctricos antes de comenzar a trabajar. Úselos solo si están en buenas condiciones.
  • Usar interruptores de circuito con pérdida a tierra (GFCI).
  • Solicitar a la compañía de energía que desactive las líneas del tendido eléctrico aéreas y subterráneas.
  • Interrumpir la energía, colocar etiquetas y candados.
  • Cerrar los paneles eléctricos.

Entre los equipos de protección personal (EPP) recomendados para minimizar y prevenir accidentes eléctricos se encuentran los cascos de seguridad de plástico certificado para el uso eléctrico, guantes de hule con aislamiento de riesgo eléctrico, vestuario industrial especial para aislamiento eléctrico y calzados de seguridad dieléctricos.

Adicionalmente, la OSHA ofrece información muy variada sobre las normas, peligros, riesgos, posibles soluciones y formatos de capacitación para prevenir los accidentes eléctricos. Recomendamos visitar los siguientes enlaces de la OSHA para mantenerse informado:

CALZADOS DE SEGURIDAD DIELÉCTRICOS

El Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) indica que de forma básica podemos distinguir los siguientes tipos de calzado para la protección del trabajador: calzado de seguridad, calzado de protección y calzado de trabajo.

Estos a su vez, en función de sus propiedades eléctricas, pueden ser:

Calzado conductor: Protege frente a acumulaciones de carga, en un tiempo y con una energía, suficientes para producir una inflamación o explosión en atmósferas explosivas, es decir, choques eléctricos en trabajos en instalaciones de alta tensión (trabajos en tensión a potencial).

Un caso particular es la realización de trabajos en tensión por el método a potencial, que deben ser llevados a cabo por personas cualificadas en materia de electricidad para la realización de este tipo de trabajos. En este caso se debe utilizar un calzado conductor o cubre calzado conductor, que consiste en una especie de calcetín en material conductor que cubre el calzado o la bota. El fabricante deberá indicar en el folleto o ficha técnica que, cuando el producto se usa en combinación con ropa conductora y otros componentes de diferentes fabricantes, es responsabilidad del usuario verificar la integridad del conjunto de protección completo. Es aconsejable que el usuario asegure la compatibilidad de cada una de las prendas del conjunto, verificando que la resistencia eléctrica de cada una de las piezas es similar y que la resistencia eléctrica de las conexiones no sea superior a 100 Ω. UNE-EN 60895

Calzado antiestático: Protege frente a los riesgos citados para el calzado conductor y también proporciona una protección frente al paso de la corriente eléctrica (choque eléctrico para tensiones por debajo de 250 Vac) o descargas electrostáticas. Existen dos tipos de calzado para conectar las personas a tierra, evitando que se carguen electrostáticamente:

Calzado conductor C: Tiene una resistencia muy baja y se utiliza cuando es necesario minimizar la carga electrostática mediante la disipación de esta en el menor tiempo posible, por ejemplo, en operaciones de especial riesgo tales como el trasiego de sustancias inflamables con una energía mínima de inflamación muy baja. No debería utilizarse cuando el riesgo de choque eléctrico no haya sido eliminado completamente. UNE-EN ISO 20345 / UNE-EN ISO 20346 / UNE-EN ISO 20347

Calzado antiestático A: Se utiliza cuando es necesario minimizar la carga electrostática, mediante la disipación de esta, de modo que se evite el riesgo de ignición de atmósferas potencialmente explosivas. Su resistencia es mayor que la del calzado conductor por lo que ofrece cierta protección frente a contactos eléctricos fortuitos con equipos o instalaciones, no obstante, no ofrece una adecuada protección frente al choque eléctrico porque no es completamente aislante. UNE-EN ISO 20345 / UNE-EN ISO 20346 / UNE-EN ISO 20347

Calzado eléctricamente aislante: protege frente al paso de una corriente eléctrica por el cuerpo humano (para tensiones inferiores a 1000 Vac). Se utiliza para la protección frente al choque eléctrico en trabajos en instalaciones de baja tensión. Este calzado, cuando se usa junto con otros equipos y materiales de protección aislantes de la electricidad tales como guantes, alfombras, banquetas, pértigas, etc., previene del paso de una corriente eléctrica a través de los pies del trabajador. Para la selección del calzado aislante es relevante la información en relación con las tensiones máximas de uso, que el fabricante debe indicar en el folleto informativo a través de la clase del calzado (clase 0-rojo o 00-beis). UNE-EN 50321

Todos los calzados de seguridad SICURA son eléctricamente aislantes. Ofrecen resistencia al paso de la corriente generando una mayor protección al usuario. Se encuentran diseñados y certificados contra riesgo eléctrico, soportando 20 kV/DC a 200 µA de corriente directa y tensión de prueba de 14 kV para corriente alterna con corriente de fuga menor o igual a 3 mili Ampere (mA). Modelos específicos soportan hasta 30 kV/DC a 50 µA de corriente directa.

Para más información visita nuestra sección de PRODUCTOS.

Fuente: Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA).

Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT).

Abrir chat